Si algún sermón es de utilidad, deja un comentario. Bendiciones.

Los mensajes son para el crecimiento de la iglesia, cuéntame tus experiencias. No olvides de dejar un comentario.

viernes, 9 de octubre de 2009

El Costo de Evangelizar


I. H: Enseñar que la obra de ganar almas demanda recursos ilimitados.

P. E: Lograr que la feligresía contribuya con sus recursos para el trabajo de evangelizar.

Motivación: El duque de Wéllington asistía una vez a una reunión en la cual un grupo de cristianos discutía la posibilidad de éxito en el esfuerzo misionero entre los paganos. Apelaron al duque para que dijese si, a su parecer, los tales esfuerzos obtendrían un éxito proporcionado al costo. El viejo soldado contestó:
-Caballeros, ¿cuál es vuestra orden de marcha? El éxito no es una cuestión que os toque discutir. Si mal no entiendo, las órdenes que se os dan son éstas: "Id por todo el mundo; predicad el Evangelio a toda criatura." Caballeros, obedeced vuestras órdenes de marcha. (Obreros Evangélicos, pág. 120.)

Texto Clave: 2Corintios 12:14-16 “De muy buena gana gastaré lo mío, y me gastaré yo mismo por vosotros. Amándoos más, ¿seré amado menos?” (2Cor. 12:15)

“Una Iglesia que trabaja es una iglesia viva” (SC. 93)

Versículo 14. Por tercera vez. La primera visita de Pablo a Corinto se registra en Hech. 18: 1. No se menciona otra visita entre aquélla y la que el apóstol esperaba hacer en un futuro cercano. Gramaticalmente es posible entender que "tercera vez" se aplica a estar dispuesto a ir otra vez o a una visita concreta. Los que favorecen la primera posibilidad sugieren que la segunda visita nunca tuvo lugar, y que aunque ésta es la tercera vez que hizo planes para visitar a Corinto, en realidad sería sólo su segunda visita. En términos generales, su primera visita, cuando fundó la iglesia había sido placentera y exitosa. Los que están en favor de la segunda posibilidad descubren una segunda visita anterior a la redacción de 2 Corintios, repetidas veces implícita en esa epístola: un episodio breve, penoso v humillante que Pablo esperaba que no se repitiera cuando volviera otra vez (ver com. 2 Cor. 2: 1; cf. cap. 12: 21). El único lapso durante el cual podría haberse efectuado esa visita habría sido durante los tres años que acababa de dedicar a la formación de la iglesia de Efeso. Si tal visita ocurrió fue porque la iglesia de Corinto seguramente se negó a seguir las instrucciones del apóstol contenidas en epístolas previas (ver p. 818; com. cap. 13: 1).


No os seré gravoso. Es decir, económicamente. Pablo quería continuar con su sistema de sostén propio.


No busco lo vuestro, sino a vosotros. Lo que motivaba la preocupación de Pablo eran los corintios y no sus posesiones. Por el contrario, los falsos apóstoles parecían tener más interés en los bienes de los corintios. El interés de Pablo se concentraba exclusivamente en ayudarlos a obtener los tesoros del cielo y a apartar la vista de las bagatelas de la tierra (ver com. Mat. 6: 19-34; Juan 6: 27). El no quería ni hubiera podido tomar nada de ellos como ayuda material hasta estar seguro de haberles ganado el corazón. Este es el proceder de Dios, quien siempre toma la iniciativa (Sal. 27: 8; Juan 4: 23; Rom. 5: 8).


Los padres para los hijos. Pablo defiende su posición mediante una analogía. Su relación con los corintios era la de un padre espiritual con sus hijos en la fe (1 Cor. 4: 14-15). Ellos todavía eran cristianos inmaduros, "niños en Cristo" (1 Cor. 3: 1-2). Pablo no enseñaba que los hijos no debían sostener a sus padres; el quinto mandamiento claramente implica que deben hacerlo. Pero durante la niñez y la adolescencia la responsabilidad principal necesariamente recae sobre los padres.


Versículo 15: Gastaré . . . y aun yo mismo me gastaré. Es decir, Pablo agotaría sus recursos. En griego el segundo verbo es mucho más expresivo que el primero. Pablo estaba dispuesto a dar todo lo que tenía, incluso a sí mismo.


Por amor de vuestras almas. La preocupación principal de Pablo no era el bienestar material de ellos. Pablo pensaba en "la comida que a vida eterna permanece" (Juan 6: 27), en el alimento para la mente y para el alma. El costo de este alimento en tiempo, energía, planificación y sacrificio es mucho mayor que el del alimento material. Con frecuencia se necesitan grandes sacrificios para alimentar la vida espiritual, pues exige la dedicación a Dios, sin restricciones, de todo lo que una persona es y tiene para servir a sus prójimos (Fil. 2: 17).


Sea amado menos. ¡Cuán a menudo se desprecia el verdadero amor! Si Pablo hubiese hecho menos por ellos, ¡podrían haberlo apreciado más! Cf. cap. 11: 7.


Versículo16. Como soy astuto. En los vers. 16-19 Pablo enfáticamente niega haber sacado ganancia alguna de ellos, ya fuera manifiestamente o con astucia y en forma solapada. Indudablemente suponía que sus enemigos decían: "Concedemos que Pablo no tomó vuestro dinero directamente; ¿pero acaso no lo hizo indirectamente cuando envió a Tito para que reuniera fondos para la gran colecta [cap. 8 y 9] ¿Cómo sabéis que no se están beneficiando secretamente él y sus colaboradores con ese fondo?"


Os prendí. "Os capturé" (BJ). Como el cazador captura su presa. Por lo general, los comentadores afirman que Pablo aquí cita lo que estaban diciendo sus enemigos.
Engaño. 0 "trampa" (cf. cap. 4: 2; 11: 3); "dolo" (BJ, BC).

Resumen: Pablo mostró con su propia vida, cuánto amaba a las almas, La orden divina para Pablo, para ti y para mi es la misma. La Cosecha de las almas que han sido alimentadas hasta hoy se va a dar en esta semana, pero para realizarla se demanda recursos, ganar un alma cuesta mucho, y si hoy “pago” el precio de esa alma, haré lo imposible para que no se vaya.

Apelación: Debemos como Pablo gastarnos y gastar lo nuestro en la predicación del evangelio

Persuasión: Decido gastar lo mío en la viña del Señor.

Decisión: Decidamos hoy dar de nuestros recursos para la cosecha de esta semana, y no solo hoy sino por siempre.


Himnos: 294, 368

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada